Uso de cookies

Las cookies son ficheros que se instalan en el dispositivo desde el que navegas (ordenador, móvil, etc) para registrar tu actividad cuando visitas esta página web. En esta página usamos diferentes tipos de cookies:

- "cookies propias", de personalización, publicitarias y comportamentales que no reconocen quién eres ni dañan tu dispositivo, sólo identifican y reconocen tu dispositivo, te permiten acceder más rápido, mantienen la seguridad de tu áreas personal, recuerdan tus preferencias y personalizan el contenido y la publicidad del sitio web de forma que sea más adecuada para ti y tus preferencias.

- "cookies de terceros", que nos permiten contabilizar el número de visitas que recibimos en cada página y hacer análisis estadísticos anónimos para mejorar nuestro servicio.

Para saber más, consulta nuestra Política de Cookies donde encontrarás también información para ayudarte desactivar/activar las cookies de tu navegador. En el caso de que tu navegador no acepte las cookies por defecto, tu experiencia de navegación y uso de esta página puede ser limitada y que no funcione correctamente, por ejemplo: podría no funcionar bien el registro y el login y otros servicios y funciones como vídeos, fotos, compartir, participar en promociones, etc.

Entendemos que si marcas ACEPTO o continúas navegando por nuestro sitio web, aceptas que podamos alojar y utilizar estos tipos de cookies en el dispositivo desde el que navegas.

BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Así fue mi accidente

Así fue mi accidente

Porque toda precaución es poca

Esto es deporte, sí, pero hay que tener claro que salir en bici no es, como podría decirse coloquialmente, “un juego”. Quiero plantear una reflexión profunda y positiva desde mi punto de vista; alguien que ha sufrido un accidente hace poco y que no le ha pasado, afortunadamente, nada grave.

De ese día solo recuerdo un ruido, un sonido muy concreto que jamás había escuchado, es el ruido del impacto. Le he dado muchas vueltas a ese momento porque no sentí dolor, ni sentí el choque frontal, ni el que vino después contra el suelo. Es curioso que no hace falta irse de viaje o a una zona desconocida para que un día pase algo y te cambie todo. Fue a los diez minutos de empezar a entrenar, en la carretera por la que circulo a diario varias veces.

Como digo no sentí nada, pero sí después mucho dolor, nervios, miedo, mucha tensión y también furia y rabia. Esto ocurrió un viernes por la mañana, pasé todo el resto del día en el hospital, pero no fue hasta el sábado por la noche cuando me di cuenta de la que me había librado.

No fue mi culpa y fue gracias a mis reflejos como pude evitar que el impacto tuviera consecuencias peores. En la carretera no dependemos de nosotros mismos, sino también de la actitud de los vehículo a motor, muchos de los cuales aún no quieren darse cuenta que todos tenemos derecho a circular. Por eso hay que tomar precauciones, en momentos de forma excesiva, e intentar que lo que empieza como un día de entrenamiento o salida con amigos no acabe en un día para no recordar.

Tened en cuenta la carretera, intentando ir por el arcén siempre que se pueda. Podemos circular en paralelo, pero en ocasiones hay que ir en línea para evitar situaciones peligrosas por las características de la vía. Las rotondas son puntos rojos, intentad hacerlas en grupo, formando un único elemento y no desperdigados. En muchas ocasiones solemos arriesgar en las curvas o en las bajadas, pero hay que saber cuándo hacerlo y quizás esa forma de circular debemos dejarla solo para momentos determinados y para las competiciones.

Normalmente no tenemos la culpa de los accidentes, pero sí somos los más vulnerables y muchos conductores se ponen nerviosos sólo sabiendo que tienen que adelantarnos. Por eso, y no siempre esperando que el conductor cumpla con la medida de 1’5m y con las medidas de precaución, debemos estar alerta.

VISTO: 240 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top