BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Corrige tu postura practicando Running

Corrige tu postura practicando Running

 Comenzar a correr es, ya en si mismo, un gran paso para tí, conseguir correr un kilometro más, mejorar la respiración, mantener tu ritmo un minuto más, son retos por los que todos hemos pasado, pero cuando ya llevas un tiempo corriendo empiezas a sentir, las piernas y hombros cargados, las rodillas se resienten, incluso empiezas a notar músculos que seguramente no sabías que tenías, para evitar lesiones es fundamental mejorar la postura para la práctica del running.

 Los consejos que encontrarás en este post será imposible que todas las mejoras las consigas a la vez, ni en una semana, Lo importante siempre será la actitud que tengas para intentar mejorar poco a poco esos pequeños detalles que te irán convirtiendo en un buen corredor. Menos es más, mejor hacer pequeños cambios y que vayas notando los grandes progresos con esos pequeños cambios a que te sientas frustrado por querer hacerlos todos, te sientas que estás corriendo en el patio del colegio, y abandones el running.

1. Corre suelto: es decir no lleves ninguna parte del cuerpo en tensión. Cada uno tenemos nuestra postura y nuestra técnica, pero siempre hay que intentar correr lo más relajado posible. La tensión extra en algunos grupos musculares provocará sobrecargas y exceso de fatiga antes de tiempo.

2. Cabeza: Siempre alta, de esta forma no cargarás la espalda ni el cuello, es recomendable mantener la vista a unos diez metros por delante de donde estás, así mantendrás una postura adecuada y podrás anticipar y evitar algún obstáculo, agujero y mantener un ritmo adecuado.

3. Brazos, son los que te marcan el ritmo de todo el cuerpo, es normal que todo el mundo que empieza a correr, vaya con los puños cerrados, es una fuente de lesiones y sobrecargas, suelta las manos, los brazos a 90º, apuntando en la dirección que lleva tu carrera, el movimiento de brazos sirve para compensar los apoyos y gestos de las piernas, probablemente si los abres mucho o gesticulas en exceso, el problema venga de tus apoyos. Los brazos nos equilibran y hacen más fluido el movimiento y en las cuestas nos ayudarán a alargar un poco la zancada si braceamos con energía.

4. Tronco, siempre erguido, traslada la energía que generan nuestras piernas sobre el suelo, por lo que muchas veces poder correr mejor o más rápido es algo puramente físico, que nuestro tronco tenga la rigidez adecuada para que esa energía no se disipe y la aprovechemos al 100%, sobre todo cuando corremos rápido. Toda la musculatura abdominal y lumbar es muy importante en este punto por lo que acuérdate de ella para trabajarla y fortalecerla, te ayudará a correr mejor y más rápido.

5. Caderas, Son el centro de gravedad. Hay que evitar que la pelvis se incline hacia adelante o hacia atrás porque eso descoloca la postura de la columna. Tampoco hay que llevar el peso del cuerpo hacia un lado de la cadera porque se pierde la coordinación de la zancada y el equilibrio

6. Piernas, No hacer falta exagerar la elevación de las rodillas, salvo que corran velocidad. Hay que levantarlas lo justo para que no rocen los pies sobre el piso y mantener una zancada corta y rápida. Siempre será más económica. El apoyo y extensión de las piernas siempre debe producirse justo debajo de nuestra cadera y, por tanto, del centro de gravedad, para aprovechar la energía y la velocidad que llevamos. Si el apoyo del pie se produce muy por delante de la cadera nos estaremos frenando en cada apoyo.

7. La cadencia, que es el ritmo de pasos por minuto, puede considerarse como una buena referencia 180 pasos por minuto, si consigues este reto, ya habrás conseguido mucho en la práctica del running, aunque lo normal es que si intentas correr muy rápido las frecuencias sean mayores. Al principio te sentirás raro, puesto que la zancada es mucho más corta, que lo que probablemente estás acostumbrado, sin embargo necesitas mucha menos fuerza en cada pisada, por tanto estarás guardando recursos para alcanzar una mayor distancia cuando salgas a correr.

8. La pisada, cuando empiezas es fácil echarle la culpa a las zapatillas, si, una buena elección de zapatillas ya seas supinador, que pisas con la parte exterior del pie, pronador, con la parte interior, o neutro que pisas siempre con la parte central, es importante, pero además de todo esto la pisada siempre tiene que ir por debajo de tu cuerpo. Lo ideal es que el apoyo se haga con la parte media del pie, durante el apoyo todo nuestro pie tomará contacto con el suelo, pero es importante intentar que no haya un exceso de apoyo del talón en primer lugar ya que, al apoyar con el talón perdemos la amortiguación dinámica del pie y todo el impacto se absorberá por todo nuestro cuerpo desde las rodillas, cadera y espalda con mayor riesgo, a largo plazo, de lesiones.

 

Sobre el autor:

Pablo Villalobos, es un corredor internacional de Maratón, con una mejor marca de 2 h. 12:21. Para conocer más sobre el autor, haz clic aquí.

VISTO: 1775 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top