Uso de cookies

Las cookies son ficheros que se instalan en el dispositivo desde el que navegas (ordenador, móvil, etc) para registrar tu actividad cuando visitas esta página web. En esta página usamos diferentes tipos de cookies:

- "cookies propias", de personalización, publicitarias y comportamentales que no reconocen quién eres ni dañan tu dispositivo, sólo identifican y reconocen tu dispositivo, te permiten acceder más rápido, mantienen la seguridad de tu áreas personal, recuerdan tus preferencias y personalizan el contenido y la publicidad del sitio web de forma que sea más adecuada para ti y tus preferencias.

- "cookies de terceros", que nos permiten contabilizar el número de visitas que recibimos en cada página y hacer análisis estadísticos anónimos para mejorar nuestro servicio.

Para saber más, consulta nuestra Política de Cookies donde encontrarás también información para ayudarte desactivar/activar las cookies de tu navegador. En el caso de que tu navegador no acepte las cookies por defecto, tu experiencia de navegación y uso de esta página puede ser limitada y que no funcione correctamente, por ejemplo: podría no funcionar bien el registro y el login y otros servicios y funciones como vídeos, fotos, compartir, participar en promociones, etc.

Entendemos que si marcas ACEPTO o continúas navegando por nuestro sitio web, aceptas que podamos alojar y utilizar estos tipos de cookies en el dispositivo desde el que navegas.

BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

El camino del nadador By Antonio Rossi

El camino del nadador By Antonio Rossi

Reflexiones sobre el día a día

Hoy quiero reflexionar sobre mi “objetivo” de la temporada. No una prueba concreta, sino en el día a día. Los que me seguís sabéis que cambié primero de entrenador y luego de club. Una cosa llevó a la otra, pero con una apuesta clave en la natación. Empecé a entrenar con Ricardo Clavería en junio del año pasado, en el momento en que me enrolé junto a él y a Omar Tayara en el proyecto TRISA. También necesitaba un cambio y apostar y confiar en alguien nuevo fue un acierto. Poco a poco íbamos demandando mejorar en el agua. Y eso hicimos. Ya veis en las redes los pedazos de entrenos y de metros que me estoy metiendo. Estos del Clavería me tienen “a gancho”… Por la cabeza sólo se me pasa una frase lapidaria…“aguantar los pies como sea”. Tras meses de sufrimiento, porque la adaptación ha sido un auténtico calvario, he podido sobrellevar los entrenamientos y he conseguido responder. El cambio fue radical, pasé a volúmenes que en ocasiones superan los 5000 metros en cada sesión cuatro veces a la semana, con días de no poder continuar por fatiga muscular (después de 4000 metros no tenía fuerza en los brazos!! Y no había quién continuara las series…). Ahora miro atrás y me río de cómo llegué y de cómo los chavales (la mayoría del grupo no llega a los 18) sonreían cuando me veían llegar con tres botes para hidratarme durante las dos horas… Por fin ha llegado la temporada y la hora de poner a prueba todo esto. Había tres opciones: que hubiera tenido una regresión; que no hubiera notado nada y hubiera mantenido los tiempos; o que hubiera mejorado. Creo que esta última, aunque es la mejor, de forma irónica puedo decir ahora que es la peor, porque me obliga a seguir con este ritmo de entrenamiento. He mejorado (y eso que soy un paquete, veo a los que nadan a mi lado y creo que poco más se puede hacer conmigo) y eso que siempre hay factores que influyen mucho en una natación, pero tomando referencias con otros triatletas parece que el entrenamiento está dando sus frutos. Y estoy realmente satisfecho. Ahora cada tarde, cuando voy a Móstoles a entrenar, arrastrado en muchas ocasiones, el lamento es otro. Ya sabemos que nada es gratuito, y menos en el deporte. Ganar unos segundos, llegar a cumplir un objetivo o superar un reto determinado, requiere esfuerzo, tiempo, constancia y sacrificio. Le he arañado tiempo a mi día a día, he sacrificado ratitos de tranquilidad, de sofá, me he añadido kilómetros y horas de coche para llegar a la piscina, le he robado días a mis ratos de amigos, porque el cansancio podía más que mis ganas de salir. Pero estoy contento. Sufro de otra manera, ahora el dolor es pensar en que tengo que aguantar unos ritmos, que sé que puedo y no debo venirme abajo. Las competiciones están ahí y hay que “darlo todo”…no obstante, salga bien o mal, me gusta esta forma de vida que he elegido y por los cambios que voy optando. Además siempre que haya ilusión… Como me dijo una vez Antón Ruanova, “que esa ilusión sea siempre nuestra mejor gasolina, ecológica e inagotable”. Pues eso, a seguir… By Antonio Rossi
VISTO: 367 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top