BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

EL RETO MARITIMO DE MODA: EL ESTRECHO DE GIBRALTAR

EL RETO MARITIMO DE MODA: EL ESTRECHO DE GIBRALTAR

Para los nadadores más preparados

Cruzar el Estrecho de Gibraltar a nado era un reto impensable para muchos pero el espíritu inconformista y luchador de muchos nadadores ha hecho que hasta se ponga de moda. Tal es así que dio origen a una asociación (la ACNEG) que se encarga de promover y gestionar los cruces. En los noventa se producían entre 2 y 7 cruces al año. En la época actual se superan los 100 cruces. Para realizar una hazaña como esta, hay que estar muy, pero que muy preparado. Los factores a tener en cuenta son muy complejos pero desde Powerade Beat te ofrecemos algunas curiosidades sobre la prueba. Existe una travesía más corta que las demás, desde la Punta de Oliveros hasta punta Cires, de 7.8 millas (14,4 km), pero debido a sus características no es la más idónea para los nadadores. La más recomendada es la travesía que sale desde la Isla de Tarifa y termina en Cires, de 10 a 12 millas náuticas (18,5 a 22 km). Algo que puede ayudar a los nadadores a completar el cruce con facilidad son las corrientes marítimas de la zona (de 3 a 7 nudos dependiendo de la marea) que los impulsan. Lo mejor sería calcular el momento de la salida para que las corrientes coincidan al final del recorrido dependiendo de la velocidad del nadador, el coeficiente y horas de la marea y la predicción de viento para ese día. La temperatura es otro factor importante. En esa zona del mediterráneo oscila entre 15 y 23 grados. De cualquier modo, para una travesía en la que se permanece en el agua más de 4 horas, hay que prepararse con grasas de base de lanonina y trajes de neopreno. También la niebla es determinante. Es una situación peligrosa ya que se puede perder de vista al nadador y quedar desasistido, con lo que lo recomendable es suspender la prueba. Otra característica de la zona es que existe mucho tráfico marítimo, lo que implica riesgos para el nadador. En caso de que quepa la posibilidad de abordaje, el nadador puede subirse a la embarcación que lo acompaña, deteniendo el tiempo para después continuar con la prueba sin alterar los registros. Los problemas físicos frecuentes que pueden llegar a detener la prueba son los mareos, vómitos y calambres. La contaminación, la ingesta de agua salada, el estrés y el cansancio son algunas de las causas que los provocan. En cualquier caso, repetimos que realizar una travesía como esta es solo apta para nadadores muy preparados. Aquellos que piensen aceptar ese desafío tendrán que entrenar duro pero pueden contar con Powerade en esos entrenamientos para apoyarles día a día.
VISTO: 199 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top