Uso de cookies

Las cookies son ficheros que se instalan en el dispositivo desde el que navegas (ordenador, móvil, etc) para registrar tu actividad cuando visitas esta página web. En esta página usamos diferentes tipos de cookies:

- "cookies propias", de personalización, publicitarias y comportamentales que no reconocen quién eres ni dañan tu dispositivo, sólo identifican y reconocen tu dispositivo, te permiten acceder más rápido, mantienen la seguridad de tu áreas personal, recuerdan tus preferencias y personalizan el contenido y la publicidad del sitio web de forma que sea más adecuada para ti y tus preferencias.

- "cookies de terceros", que nos permiten contabilizar el número de visitas que recibimos en cada página y hacer análisis estadísticos anónimos para mejorar nuestro servicio.

Para saber más, consulta nuestra Política de Cookies donde encontrarás también información para ayudarte desactivar/activar las cookies de tu navegador. En el caso de que tu navegador no acepte las cookies por defecto, tu experiencia de navegación y uso de esta página puede ser limitada y que no funcione correctamente, por ejemplo: podría no funcionar bien el registro y el login y otros servicios y funciones como vídeos, fotos, compartir, participar en promociones, etc.

Entendemos que si marcas ACEPTO o continúas navegando por nuestro sitio web, aceptas que podamos alojar y utilizar estos tipos de cookies en el dispositivo desde el que navegas.

BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Por la boca muere el pez

Por la boca muere el pez

Hace aproximadamente un año, sobre estas mismas fechas, me propusieron una colaboración por el deporte inclusivo. Algunos, a estas alturas sabréis lo que significa y otros como yo en aquel momento desconoceréis por completo el significado de estas dos palabras, y no me refiero al significado literal sino a algo mas profundo, a la historia que se oculta detrás de cada una de las personas que quieren que se les trate como a un deportista mas, como lo que son.

El reto que me propusieron era hacer Ponferrada-Madrid en cinco etapas de mas o menos ciento y pocos km pasando por cinco ciudades distintas, por aquel entonces yo no montaba ni en una bici eléctrica, y la propuesta me pareció factible cuando me dijeron que la etapa seria con dos deportistas paralimpicos. A ella le falta una pierna por encima de la rodilla y a el además de una pierna le falta un brazo desde el hombro del mismo lado que la pierna. Yo acepte el reto casi sin pensarlo y pensando que no me costaría mucho. Recuerdo con mucha intensidad la mañana que salimos desde Ponferrada, la primera vez que vi a Juanjo y a Raquel y lo que sentí...

El primer sentimiento fue de pena y tristeza. Pena por ver a esas dos personas tan jóvenes mutiladas ambos por un accidente de moto, y tristeza por pensar en que se esforzaban por hacer un deporte bastante duro y para el cual se necesitan las dos piernas.

Salimos en bici a conquistar la primera etapa, además de nosotros tres venía mas gente, ellos traían dos asistentes, un periodista, etc...el ritmo inicial era bastante alto, con Juanjo siempre en cabeza tirando del resto...conforme pasaban los km y aumentaba el ritmo, mis sensaciones y sentimientos iban cambiando, pase de sentir pena y tristeza a odiar a Juanjo, llevaba un ritmo altísimo y el resto de la gente que no eran precisamente ciclistas ni mucho menos iban sufriendo. Llegamos a un punto en el que ya no aguantaba mas y me puse delante con Juanjo le dije que bajara el ritmo que la gente iba mal, y no se lo dije una vez, ni dos se lo llegue a decir hasta seis u ocho veces y Juanjo ni caso. Finalizamos la etapa en Leon.

La mañana siguiente iniciamos la siguiente etapa, y se repitió la historia del día anterior. Yo estaba tan quemado de lo que nos hacia sufrir a todos, que no tenía ganas ni de bajar a cenar con ellos, ni de hablar ni de nada, estaba deseando que pasaran los días, llegar a Madrid y acabar con esta pesadilla.

El tercer día, comenzaba igual a un ritmo de vértigo con Juanjo delante metiendo presión, en un momento determinado decidí darle una lección, que se quedo en intento, pues me di cuenta que a parte de aguantarme y mantenerme el ritmo acabo reventándome. Cuando estábamos el y yo con la lengua fuera no nos quedo mas remedio que bajar el ritmo, y ya mas relajados fuimos hablando...hablamos un poco de todo, hablamos sobre su día a día, sobre sus entrenamientos, sobre su accidente, como era su vida antes del accidente, como había cambiado su vida. Sus palabras más impactantes fueron: cuando me desperté en el hospital sin un brazo y sin una pierna pensé que mi mundo se acababa, yo era ciclista amateur y bastante bueno por cierto...los meses siguientes los pase sumido en una profunda depresión llegue a pesar ciento y pico kg estaba abandonando mi miserable vida al tiempo, un día ,me desperté y dije tengo que cambiar, tengo que hacer algo con la segunda oportunidad que me ha dado la vida...y decidí volver a andar en bici, me puse a dieta y me puse las pilas, aprendí a vivir con la mitad de mi mismo a valorar cada minuto y a esforzarme hasta la muerte en cada entreno, a dar las gracias por poder salir cada día de lluvia viento y frío y dar lo máximo de mi mismo.

Este fue mi punto de inflexión y aquí en este preciso momento mis sentimientos y prejuicios comenzaron a cambiar, entendí que cuando Juanjo anda en bici lo da todo, no piensa en que mañana es otro día o en los días que le quedan, piensa en el momento en el ahora inmediato y quiere ser el mejor, no el mejor de los paralimpicos sino el mejor, no quiere demostrar nada, no es que quiera demostrar que puede hacer lo mismo que cualquiera con dos piernas y dos brazos, es que vive cada entreno como si no hubiera un mañana, porque mañana puede que nada sea igual, puede que la vida te de un giro y todo cambie, y ya no puedas salir a correr, o a dar un paseo, que todo el mundo te mire con lastima, o que no te quieran contratar en ningún sitio.

Cuando acabamos esta aventura y llegamos a Madrid, sentí una satisfacción semejante a la que sentí cuando ganaba alguna carrera o etapa en mi época de ciclista activo. Sentí alivio por haber acabado, y sobre todo me sentí afortunado, por poder salir a entrenar, a correr, a pasear. Después de esta marcha empece a valorar mi vida de otra manera, aprendí que cada instante es único, que cada momento es eterno, que los prejuicios y los estereotipos son absurdos e irreales, que antes de juzgar hay que conocer, y aprendí a superarme, a ver cada "problema" como una oportunidad.

Esa noche en Madrid al acabar la etapa nos fuimos todos a tomar algo, me reí muchísimo de la vida con ellos y me reí de mi mismo con numerosas anécdotas. Lo mejor de todo sin duda fue la gran amistad que hicimos y mantenemos a día de hoy. Tengo la gran fortuna de conocer héroes que ojalá tengan el respaldo y el apoyo que recibe el deporte no inclusivo.

Cualquier persona en esta vida puede hacer aquello que se proponga. A los problemas soluciones y con la fuerza y energía de nuestro interior se pueden mover montañas.

VISTO: 1372 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top