BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

¿Qué son las agujetas? 

¿Qué son las agujetas? 

Conocerlas es el primer paso para alejarte de ellas.

El mayor mal del corredor sin duda se podría decir que son las temidas agujetas. Aunque seamos constantes corriendo, el hecho de querer mejorar como runners hace que incrementemos el volumen y la intensidad de los entrenamientos y al esforzarnos es posible que al día siguiente nos levantemos con dolor muscular.

Las agujetas son dolores musculares que aparecen 24 o 72 horas después de haber hecho un esfuerzo importante. Cuando sometes al músculo a un esfuerzo importante al que no estás habituado se producen roturas microscópicas en las fibras musculares. Esto puede ocurrir tras una sesión de series en la que hemos intentado ir a un ritmo más rápido de lo habitual o tras realizar ejercicios de fuerza. El corredor sabe cuándo lo ha dado todo en un entrenamiento y cuando excederse puede suponer la aparición de agujetas.

El daño que se produce en el músculo con las microroturas hace que este se inflame. Dicha inflamación tarda 24 horas en establecerse y es la que provoca este malestar. Pero aparte del dolor, las agujetas también van acompañadas de pérdida de fuerza muscular que se recupera al cabo de varios días. En ocasiones, pueden ser necesarios hasta 15 días para que el músculo se repare por completo y se recupere la fuerza al 100%.

Existen muchos mitos falsos sobre cómo evitar o curar las agujetas, nosotros te vamos a decir qué es lo que está en tu mano para evitarlas:

  • Calentar antes de hacer deporte, porque las fibras musculares en frío se rompen con más facilidad.
  • Ser constante y no someter al músculo a ejercicios más intensos de lo que está habituado a hacer.
  • Evitar movimientos bruscos y descoordinados.

Las molestas agujetas, una vez que han aparecido solo desaparecen con:

  • Descanso. El paso del tiempo y el reposo es la forma más eficaz de reparar las microroturas musculares y de recuperar la fuerza del músculo dañado e inflamado.
  • Baños de agua fría que van muy bien para aliviar la inflamación y el dolor muscular aunque no se consiga recuperar la fuerza.
  • Antiinflamatorios de forma puntual que alivian temporalmente el dolor.

Como ves, las agujetas no tienen nada que ver con la acumulación de ácido láctico en el músculo ni tampoco estás protegido de ellas tomando agua con azúcar o estirando antes y después de hacer ejercicio. Sigue estas indicaciones y no abuses en los entrenamientos.

Escrito por www.berunnermyfriend.com

VISTO: 240 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top