BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Quien dijo que fuera fácil

Quien dijo que fuera fácil

La vida no es fácil. Desde que llegamos a este mundo hasta que nos vamos, nos la pasamos fijándonos objetivos y pensando que una vez alcanzados nos encontraremos plenos, mas felices, por fin lo logramos pero...La realidad es otra.

Cuando vemos a un deportista triunfar, solo nos fijamos en ese momento, en lo bueno que es, envidiamos su éxito, nos gustaría ser como el. A menudo escucho a niños decir que de mayores quieren ser como Cristiano o Messi. Esos niños y quizá gran parte del mundo no piensa en lo difícil que es el camino hasta llegar al punto en el que todos podemos opinar desde el televisor al ver sus victorias o sus derrotas.

En mi caso fue un camino duro y difícil. Tan solo el empuje y apoyo de mis padres y de la gente que me quería hizo que no perdiera la ilusión en ningún momento.

Con doce años yo jugaba al fútbol y un día decido anotarme a unas pruebas de promoción que organizaba el CC Spol de Porriño para captar nuevos ciclistas a sus escuelas.

Me gustó tanto la experiencia que decidí apartar el fútbol y dedicarme al ciclismo paralelamente a los estudios. Esa es la mejor edad. Ir al colegio y hacer el deporte que te gusta sin más preocupaciones que disfrutar.

Tenía la ilusión de llegar algún día a esas carreras que veía por la tele, pero ese momento todavía estaba muy lejano. Yo vivía encantado con la única condición que me ponían mis padres para hacer lo que mas me gustaba, esa condición era aprobar cada trimestre en el colegio, así que me esforzaba lo máximo para conseguirlo.

Y seguí creciendo y dando pequeños pasos hacia ese punto donde el deporte como forma de vida se vuelve real, poder vivir de lo que mas me apasionaba en el mundo, unsueño que solo podría conseguir luchando y dando el 200 % .

Todo el dinero que ganaba en mis carreras de ciclocross o de carretera "que no era mucho" lo invertía en bicicletas, zapatillas, cascos y material para seguir corriendo en bici.

De repente un día llego ese momento por el que todos pasamos "la edad del pavo" mis amigos salían de fiesta, tenían dinero para sus caprichos, conseguían su primer trabajo, su primer coche etc...Yo no quería ser menos que ellos, pero mis ingresos como ciclista con18 años eran muy bajos y después de pagarme el carnet de conducir me compre con el poco dinero que tenía un coche: un Opel Corsa verde aceituna de cuarta o quinta mano pero con la ilusión de un Ferrari.

Por esta época ya era amateur y los entrenamientos ya no eran moco de pavo, las horas encima de la bici cada vez eran mas y el entreno mas intenso. Pero por encima de todo estaba la ilusión de poder llegar a ser profesional.

Yo era un chaval ambicioso y el Opel Corsa se me quedaba corto, quería más ... la solución era sencilla, buscar un trabajo que me permitiera ganar dinero extra para mis gastos y poder tener la mañana libre para entrenar.

El primer trabajo que me apareció fue de ayudante de albañil de tres a ocho de la tarde, eso se convertía en que mi jornada laboral empezaba a las nueve o diez de la mañana con cinco horas de bici y por la tarde en la obra.

Era duro, muy duro, pero con eso tenía para mis caprichos. Después de un años con lasmanos manchadas de cemento me ofrecen trabajar de mensajero por las tardes, y la verdad, la decisión no fue difícil. En principio era un trabajo menos duro. Fue otro año complicado. No paraba día tras día pero a la vez era tan gratificante saber que vivía de lo que yo ganaba sin generarle un gasto a mis padres. Ese segundo año gané lo suficiente para poder estar unos meses dedicándome a la bici al 100%. Todo lo que me había esforzado compatibilizándo mi día a día deportivo y laboral hizo que valorara cada entrenamiento y su descanso correspondiente ( es tan importante el entreno como la recuperación y el descanso )

Después de mucho entrenamiento y mucho trabajo llego el gran día, ese día con el que sueña cualquier niño, tenía la oportunidad, tras la llamada de un equipo profesional para dedicarme exclusivamente al ciclismo. Quizá por lo dura que fue la espera y el tiempo que transcurrió, mis lagrimas de alegría eran interminables. En ese momento, en ese justo instante fui feliz.

Ahora que no queda nada para acabar el año, llegan los deseos y propuestas para elnuevo año, sin duda el objetivo que mas escucho, lo que la gente se propone, además de cosas superficiales, ser feliz. La felicidad no esta al final del camino, esta durante la travesía, en esos pequeños instantes en que todo el esfuerzo se concentra en un pequeño objetivo y es superado, hay que disfrutar de los pequeños momentos.

Cuando la vida va pasando el hacer y el tener se debilitan y puede que si no desarrollaste el Ser te encuentres vacío.

VISTO: 938 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top