BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Descansar para volver a los entrenamientos

Descansar para volver a los entrenamientos

Parece mentira que nos cueste tanto descansar. DESCANSO, es como una palabra maldita. Nos gusta hacer deporte, entrenar, ir al gimnasio, salir a rodar, montar en bici o nadar, aunque sea suave, pero no quedarnos en casa. Yo soy el primero que necesito grabar a fuego el concepto en mi mente, porque cuesta, ¡vamos que si cuesta!, sobre todo cuando el deporte nos ayuda además a desconectar del día de trabajo y de la tensión acumulada. No conozco a ningún entrenador que no lo repita una y otra vez “el descanso es parte del entrenamiento”, así que algo de razón tendrán, ¿no creéis?. Y es cierto, descansar es tan importante como fundirse haciendo series. Pero descansar no tiene por qué estar siempre ligado a inactividad, podemos descansar de forma activa. Descanso activo o descanso total, descanso al fin y al cabo, pero adaptado a cada una de nuestras circunstancias y del ciclo en que nos encontremos.

La obsesión por los entrenamientos puede pasarnos factura, recordemos que ni somos profesionales, ni nos va la vida en esto. El objetivo es disfrutar entrenando y compitiendo. Lo tenemos que tener muy claro, por lo que no pasa nada si desconectamos, o si un día no cumplimos el plan del entrenador. Al igual que entrenar nos sirve para olvidarnos del estrés del día, quizás, quedarnos en casa, o romper la rutina, pueda venirnos bien para despejarnos y no pensar sólo en el deporte y en los entrenamientos, porque al final acabamos en una espiral tan controlada como el propio trabajo.

¿Cuál es la finalidad del descanso? Esencialmente asimilar el trabajo realizado, evitar el sobreentrenamiento, evitar lesiones, regenerar y recuperar nuestro organismo para que luego rinda más y mejor. ¿Y la cabeza? ¿Cómo conseguimos que descanse? Soy el primero que repele la palabra “parar”, pero qué bien sienta un día off total. Sin presiones de planes de ejercicio ni tiempos, ni ritmos, ni horas, ni minutos. Hay que saber escuchar al cuerpo, y muchas veces nos cargamos más de lo que debemos, por lo que si cumplimos bien y recuperamos y descansamos lo que debemos y cuando debemos evitamos también las “lesiones mentales”.

Acabo la temporada en octubre y ahora sí toca descanso, pero el de verdad. El cuerpo tras meses y meses de entrenamiento intenso, de competiciones, necesita un parón para volver a prepararnos para la temporada próxima. Este parón, que también es de ‘cabeza’, ayuda a desconectar, son las vacaciones. En mi caso que practico triatlón, son mínimo dos semanas de no hacer nada o casi nada que tenga que ver con nadar, montar en bici o correr; y si lo hago, siempre con el objetivo de disfrutar, pasear, rodar, sin exigencias y sin mirar tiempos, ritmos o watios. Hay que perder un poco la forma para volver con energías renovadas, con las pilas cargadas para afrontar la pretemporada. A mi , como digo me cuesta muchos ‘no hacer nada’, por lo que deporte hago, pero aquello que no suelo hacer durante el resto del año. Es el momento de descansar. Hay que disfrutarlo, porque luego ya no hay excusas.

 

 

VISTO: 648 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top