Uso de cookies

Las cookies son ficheros que se instalan en el dispositivo desde el que navegas (ordenador, móvil, etc) para registrar tu actividad cuando visitas esta página web. En esta página usamos diferentes tipos de cookies:

- "cookies propias", de personalización, publicitarias y comportamentales que no reconocen quién eres ni dañan tu dispositivo, sólo identifican y reconocen tu dispositivo, te permiten acceder más rápido, mantienen la seguridad de tu áreas personal, recuerdan tus preferencias y personalizan el contenido y la publicidad del sitio web de forma que sea más adecuada para ti y tus preferencias.

- "cookies de terceros", que nos permiten contabilizar el número de visitas que recibimos en cada página y hacer análisis estadísticos anónimos para mejorar nuestro servicio.

Para saber más, consulta nuestra Política de Cookies donde encontrarás también información para ayudarte desactivar/activar las cookies de tu navegador. En el caso de que tu navegador no acepte las cookies por defecto, tu experiencia de navegación y uso de esta página puede ser limitada y que no funcione correctamente, por ejemplo: podría no funcionar bien el registro y el login y otros servicios y funciones como vídeos, fotos, compartir, participar en promociones, etc.

Entendemos que si marcas ACEPTO o continúas navegando por nuestro sitio web, aceptas que podamos alojar y utilizar estos tipos de cookies en el dispositivo desde el que navegas.

BLOG SOBRE RUNNING, CICLISMO, NATACIÓN Y VIDA SALUDABLE.

Volver tras una lesión

Volver tras una lesión

Como deportistas todos reconocemos sentir miedo a las lesiones, miedo al momento del dolor, miedo a lo que perderé y miedo a saber cuándo y cómo volveré. Pasa al deportista profesional y al aficionado, ya sea por trabajo, o por hobbie. No os veáis diferentes a una estrella, la estrella juega o corre por trabajo, pero es estrella porque hace lo que le gusta  Sin analizar las causas que las producen, para eso existen los traumatólogos, los entrenadores y los fisioterapeutas,  voy a tratar de explicaros los procesos que me han ayudado, más frecuentemente de lo que desearía, a volver tras una lesión, y en ocasiones a volver más fuerte.


Todos sentimos el luto de la lesión, la pena, el llanto, incluso el se acabó. Esto nos dura un tiempo mayor o menor. El mundo se cae encima, todo gira en torno a nuestra lesión, vemos en nuestra cabeza mil veces los momentos que nos lo han producido. Mi consejo es el siguiente, tras vivir ese momento hay q seguir. Seguir significa analizar lo que tengo, acudir a un especialista a saber que tengo e incluso a analizar el porqué de la lesión, aparte de analizar las causas o consecuencias tengo que analizar de que herramientas dispongo para la recuperación, sé que eso puede conllevar un coste en tiempo y en dinero, pero todo esto se hace con un objetivo, la recuperación y posterior conocimiento de las causas para, en lo posible, evitarlas en el futuro.

Aquí empieza la otra historia. En un mundo donde afortunadamente hay valores y éstos cada vez se aprecian más hay una palabra que define todo este proceso. Se llama resiliencia. La resiliencia es el proceso por el que un ser se sobrepone al dolor emocional para incluso salir fortalecido. Bien, utilicemos esa herramienta para sobrellevar el dolor mental que nos produce el dolor físico. Todos sabemos que hay especialistas para la lesión deportiva, utilicemos a esos especialistas. Trabajareis en el plano físico una serie de terapias ejercicios posibles limitaciones etc. Os asesorarán para realizar ejercicios o entrenamientos con un orden progresivo y una duración, no intentéis ser vuestro médico, después de 15 años de carrera deportiva se que hay que hacer caso a estos profesionales. Pero esto no acaba ahí, no es un proceso de 1 hora al día de tratamiento. Se necesita una parte mental, una actitud para controlar nuestro cuerpo, para pensar en positivo, para aprender de errores con el fin último de superar la lesión física y sus restos en nuestro cerebro. La mejor forma de rehabilitar, he incluso acelerar los procesos de rehabilitación están en nuestra mente. El plano físico tiene su trabajo, la cabeza también. Una lesión no se ha recuperado cuando ya soy funcional, se ha recuperado cuando mi cabeza siente la confianza para usar mi cuerpo de la manera que me gusta. Con esto no digo que os tiréis a la piscina, hay que ser paciente, todos hemos tenido ese AY otra vez suave, evitad en lo posible muchos sustos, no busquéis vuestros límites demasiado pronto, id poco a poco, e incluso, a veces os recomiendo frenar en el aspecto físico, nuestro cuerpo agradecerá tras ciertos progresos un descanso. Os aviso también que hay ocasiones en las que somatizareis dolor, ese dolor se ha quedado guardado en nuestra mente,  también es parte de todo el proceso, puede ocurrir o no, pero de hacerlo estad tranquilos, se puede recuperar esa lesión.

El fin primero de una lesión es ordenarnos parar, puede ser un accidente fortuito, pero también puede ser un exceso por nuestra parte, si es así, el cuerpo hablará como sabe. Aprendamos de las respuestas de nuestro cuerpo y de nuestra mente, en algún momento llegaremos a disfrutar el proceso de la vuelta a la actividad, en ocasiones mucho más fuertes o rápidos que antes.

Para terminar una frase, “Cuando más he entrenado es cuando he estado lesionado, solo hacía lo que podía y me dejaban, pero lo hacía mucho y sobre todo bien.” Jesús Olivan, atleta olímpico en Salto de Longitud y Profesor en la Universidad Europea de Madrid.

VISTO: 214 veces

COMENTARIOS

Cargando comentarios...
MARCAS:
PUEDES PONERTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A TRAVÉS DE:
Scroll To Top